Los negocios y el detalle

Es vital tomar conciencia de la importancia del detalle en todo aquello que hagas en tu vida, tanto a nivel personal como profesional. Es lo que finalmente marca la diferencia y añade valor a tu negocio y a tu marca personal.

Hoy he querido dedicar mi post al detalle, algo que nos puede dar mucho y también quitar mucho.

Para saber expresarse con detalle y trabajar teniendo en cuenta el detalle he querido resaltar 3 elementos indispensables:

1/ Estar dispuesto a dar valor, por el placer de dar, no para generar la obligación en el otro de corresponderte y hacer sentir que si no lo hace está en deuda contigo.

2/ Dar desde el corazón, y hacerlo sin miedo a que te copien o se aprovechen de ti, porque precisamente cuanto más valor das, más se incrementa tu propio valor.

Sobre el riesgo de que te copien, debo deciros que a lo largo de toda mi vida algo que he aprendido y tengo hoy en día muy claro es que somos lo suficientemente inteligentes como para reconocer, con el tiempo, los contenidos verdaderos y los copiados.

Y, por otro lado, como lo mío es ayudar y apoyaros en la defensa de lo que es vuestro, es importante tener presente también que todos tenemos posibilidades de protección y podemos marcar límites. Por lo que si te sucediera el caso de que alguien usara tu conocimiento de un modo diferente al que marca la Ley -es decir, reconociendo  la autoría y citándola-, entonces ponte a ello y defiende lo que es tuyo.

3/Dar conocimiento de calidad, contrastado y con fuentes verídicas. Porque ese conocimiento es el que finalmente sirve a las personas en el proceso de integración de la información como conocimiento propio.  Nuestros valores personales crecen con ello.

¿Y cómo verificar el conocimiento útil? Tengo una buena noticia: ¡Sencillo!

El conocimiento únicamente puede adjudicarse la condición de “conocimiento útil” cuando nos ayuda a la evolución personal o social, y además, es integrado. Si eso no sucede, lo más probable es que se quede a medias en el camino, que se quede en “un amago de”.

¿Qué sucede cuando no atendemos al detalle?

Seguro que rápidamente te vendrán varias respuestas.

Quiero contarte lo que me ha sucedido en un solo día: me he encontrado con dos negocios frustrados por la falta de detalle.

El primer ejemplo es el de un negocio frustrado por no poner todo el detalle en un contrato entre dos personas interesadas en un proyecto en común.

Ese contrato se ha hecho con dejadez  y en él ha asomado la falta de calidad de la empresa a la que se pretendía contratar.

La marca personal de la empresa puede verse muy afectada por el contenido de un contrato en el que en las cláusulas contractuales no se manifiesta qué se pide ni qué se ofrece al otro para iniciar negocios en común.

El segundo ejemplo que también ha hecho que se frustre un negocio, es un correo mal escrito, algo que puede arruinar la información que contiene.

Todos cometemos errores, aunque el correo electrónico tiene la gran virtud de que se puede revisar tantas veces como haga falta para que salga bien antes de darle a enviar. Por el mero hecho de querer enviarlo, sin revisar, ese mensaje ha hecho que un negocio se haya visto también frustrado.

Eso sí, llegó a su destinatario….

Estas dos situaciones me han hecho reflexionar y considerar que tendremos que incorporar a nuestro día a día una nueva actividad, que ha de ser: filtrar todos los tóxicos que ensucian nuestros negocios y nuestra marca personal.

Hay un “detalle” donde he puesto toda mi atención, y que me gustaría que tú también lo tuvieras presente:

“el detalle que puede marcar la diferencia es que la información que recibimos esté contrastada profesionalmente”.

Esto último es realmente importante, ya que recibimos una cantidad descomunal de información cada día, que nos llega de miles de lugares y no todo lo que recibimos ha sido revisado o contrastado.

Pero antes de despedirme, por hoy, quería dejarte una de las mejores frases que he escuchado del gran empresario Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, a quién le preguntaban las claves para que tu negocio realmente esté en primera línea. Y su respuesta es la siguiente::

“Si quieres que tu negocio sea el mejor, sólo tienes que tener en cuenta 3 cosas:
Clave 1. Detalle
Clave 2. Detalle
Clave 3. Detalle

Y tú, ¿vas a poner tu atención en el detalle?

 

4 comentarios
  1. Berto
    Berto Dice:

    Apreciada Lluisa, es un verdadero placer y privilegio leerte, desde que te conocí en ¨Seminario Millonario ¨ tu ponencia fue para mí, la más reveladora por la forma sencilla, y natural de exponer la fiscalidad y los impuestos, ahora tengo por amigos a los de Hacienda, por el ¨Detalle¨ de explicarte con sencillez. Gracias

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *