Me aburrí en Clase

Necesito tu ayuda. Dame tu opinión.

Todos los procesos de cambio requieren determinación y energía para iniciarlos, sostenerlos y continuar evolucionando. Aunque antes de llegar al proceso de cambio, algo tiene que provocarlo y, en mi caso, fue que me aburrí en clase.

Hasta hace cuatro años era una profesora de universidad casi perfecta, porque cumplía con todos los cánones preestablecidos. Era seria y distante con mis alumnos, hasta las moscas dejaban de volar con mis famosos silencios reclamando atención.

La valoración de los alumnos en las encuestas de final de curso era de 3,13 sobre 5. Este era un parámetro que la Universidad tenía en cuenta para concederme los complementos económicos, que reconocían mi nivel de docencia.

Estaba falsamente satisfecha porque creía que todo iba bien.

Pero en mayo de 2012 me ocurrió algo que provocó en mí una profunda reflexión y que me ha llevado a ser una “revolucionaria” en las aulas.

Lo que me ocurrió fue que ¡me aburrí en clase!

Estaba falsamente satisfecha porque creía que todo iba bien. Pero un día…¡Me aburrí en clase!

Click To Tweet

Te hago una pregunta para que la respondas con el corazón: ¿Te ha pasado alguna vez aburrirte en una clase, o en un taller o  puede que hasta en una conferencia? Pues ese fue el inicio de mi proceso de cambio

Tomé consciencia de que todos los profesionales que nos dedicamos a la formación:

  • Tenemos un compromiso con la sociedad y con nosotros mismos
  • Debemos dar lo mejor
  • Debemos afrontar nuestros miedos
  • Y debemos cambiar

Inicié un nuevo Método Docente que, con pasión, apliqué cada día desde que descubrí que me había aburrido en clase:

Este nuevo Método Docente  conseguí llevarlo a cabo partiendo de dos causas y tres soluciones. Estas dos causas y tres soluciones las encuadré en una palabra: PODER.

Así es: Si quieres, puedes.

¿Y cómo lo transformé?

  • PERDER.- En ese momento me encontraba perdida. Había vivido una experiencia en la que la formación y la enseñanza podían ser diferentes y en un principio no encontraba por dónde empezar.
  • OLVIDAR.- Me encontraba en un momento bastante complicado, dado que fui consciente de que me había olvidado de la importancia que tenía mi papel como facilitadora o profesora: enseñar para que mis alumnos realmente aprendan y no se aburran.
  • DECISIÓN.- Decidí cambiar, decidí que esa mujer no podía estar perdida. En ese momento realicé un acto difícil que fue desaprender. Me desprendí de todo lo que había aprendido y, a partir de ese momento, me dí permiso a mí misma para ser y manifestar todo aquello que ya era.
  • ENCONTRAR.- Saqué de dentro de mí toda esa capacidad, toda esa creatividad que necesitaba para finalmente encontrarme. Y pasé a la acción.  Diseñé nuevamente toda mi formación universitaria creando una nueva metodología.
  • RESULTADOS.- Llevar a cabo este cambio ha hecho que tenga una valoración de 4,12 sobre 5 entre mis alumnos, cuando venía de una valoración de 3,13 sobre 5. Mi nueva metodología provocó que nadie faltara a mi asignatura, que hubiera otros alumnos que querían cambiar de profesor y que ellos mismos me lanzaran un reto: “Sería interesante trabajar así mas asignaturas, propóngaselo a otros profesores”.

Como resultado de esa experiencia me animé a escribir el libro “Retos para una nueva docencia, manual práctico”  (ver información del libro). En él comparto todos los secretos del método que  puse en marcha y que ahora mismo estoy utilizando con la finalidad de evolucionar en este mundo tan árido de la docencia en la Universidad.

Aunque la vida tiene sus paradojas y estamos para vivirlas:

Si hago un análisis objetivo y subjetivo de la evolución que os he relatado, me siento satisfecha con la consciencia de que el esfuerzo realizado debe continuar, a través de la mejora y la evolución. Sigo en el camino.

La primera paradoja es que, al parecer, la Universidad no piensa lo mismo, o sencillamente no está por el cambio que la sociedad demanda.

En la evaluación de la actividad docente del profesorado del último curso han considerado que mi actuación profesional y desarrollo como docente es “no favorable”. Vamos, que yo digo que me han suspendido o que no progreso adecuadamente, escoge la opción que quieras. La cuestión es que, a mi modo de ver, suspendida estoy y sin complemento económico.

Estos son los datos:

  • Opinión alumnos año 2012: 3,13 sobre 5 = complemento docente
  • Opinión alumnos año 2016: 4,12 sobre 5 = suspendida,  sin complemento docente

Ante cualquier situación, aunque te afecte en lo emocional, hay que racionalizar, por lo que nuevamente me puse a reflexionar haciéndome las siguientes preguntas:

  • ¿Qué debo hacer?
  • ¿Cuál es el camino a seguir?
  • ¿Volver a ser la de antes o continuar con el cambio y la evolución?

Las respuestas me llevaron a crear una conferencia titulada: “Si eres docente o profesor, apúntate al cambio: método paso a paso”, que ofrecí a grandes profesionales de formación. En esta conferencia conté cómo fue mi cambio, qué lo provocó (tú ya lo sabes bien) y cómo dí los pasos para ser hoy una retadora en el mundo de la docencia.

Me gusta la frase: “A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota”. Es de la  Madre Teresa de Calcuta.

A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le…

Click To Tweet

Y para que este mar siga llenándose de gotas, quiero compartir contigo mi conferencia “Si eres docente o profesor, apúntate al cambio: método paso a paso” que espero que disfrutes.

 

Descargar conferencia: Aquí

 

Y para continuar en el camino, me quedo con el último comentario de un alumno que me ilumina en momentos de duda: “Lluisa, lo que nos has transmitido en el aula tiene un valor incalculable. Nos has demostrado que una pizarra y una sonrisa bastan para emprender este camino al conocimiento”.

Estaré encantada de recibir vuestros comentarios.

 

 

Ponencia “Si eres docente o profesor, apúntate al cambio: método paso a paso” | Audio

A continuación podéis escuchar un fragmento en audio de mi ponencia “Si eres docente o profesor, apúntate al cambio: método paso a paso”:

Nueva oportunidad de trabajo

Después de mi último post, algunos habrán pensado que  estaba de vacaciones. Pues no, tenía deberes pendientes.

Muchas veces somos inconscientes de que hay cierta ruta que guía nuestras vidas y que ante ello solo tenemos que agradecerlo, aceptarlo y sonreír.

Es la actitud que surge del corazón cuando tienes la oportunidad de colaborar con personas como Daniel Gabarró.

Como ya sabéis, la investigación forma parte de mis actividades habituales y todo aquello que representa una novedad entra en el área de mi interés.

Pues bien, hace dos años el concepto Compliance entro en mi vida y parece que vino para quedarse.

¿Qué es el Compliance, os preguntaréis?

Para hacerlo fácil os puedo decir que es una visión ética de hacer las cosas, de modo que las personas que forman parte de cualquier empresa -tanto a nivel directivo, como de trabajador o colaborador- deben utilizar en su trabajo diario con la finalidad de que no se produzcan incumplimientos normativos.

Hay  muchas personas que viven en una empresa y para la empresa y necesitan aprender a tener una visión ética a la hora de trabajar y relacionarse, con lo que van a conseguir tener mejores resultados.

Una visión #ética de trabajar y relacionarse ayuda a conseguir mejores resultados

CLICK TO TWEET

¿Por qué esta alianza con Daniel Gabarró?

Porque en esta nueva sociedad ya no debe existir la competencia en sentido estricto. Buscar la colaboración entre las personas con un mismo interés, mejora exponencialmente el trabajo de ambos.

Mi encuentro con Daniel fue muy fácil y eso creó en nosotros el convencimiento de que colaborando podríamos ayudar a muchas personas y empresas a mejorar, a cumplir la normativa y a evitar sanciones.

Nuestro encuentro fue un domingo a las diez de la mañana, cuando los dos nos íbamos a trabajar. Raro, ¿no? Nos bastaron dos palabras. Y, después de un trabajo frenético, y creo que en un tiempo récord, tenemos nuestros cursos a punto.

En esta nueva sociedad, ya no debe existir la competencia en sentido estricto.

CLICK TO TWEET

Pero no se trata de un producto más, sino que dado nuestro compromiso con la ética que comunicamos, lo hemos querido posicionar a nivel universitario mediante formación online y expedición de  título por la Universidad de Lleida en una de sus dos modalidades:

Recibir este conocimiento os va a permitir mejorar en vuestro trabajo, obtener uno si ahora no lo tenéis e incluso entrar en una nueva profesión formada por el conjunto de “Compliance officer”, que son las personas  que van a implantar un sistema de compliance en la empresa.

Ese es un nuevo nicho de trabajo que desde julio 2015 ha aparecido en el mercado laboral.

Si quieres obtener más información, aprovecharte de sus beneficios y apuntarte,  aquí tienes más información de la buena:

Desde aquí os recomiendo que valoréis esta nueva oportunidad de trabajo y quiero hacer llegar mi agradecimiento tanto a Daniel Gabarró como a las personas de la Universidad de Lleida que han colaborado con nosotros para que estos cursos puedan impartirse y por darnos la oportunidad de crecer juntos. Y tengo el deseo y la esperanza de que ello beneficie a muchas personas y a las empresas de las que forman parte.

¿Qué os parece la noticia?

Espero vuestras respuestas en el blog.

 

Cosas que no pueden comprarse ni pagarse

Hay cosas que no pueden ni comprarse, ni pagarse con dinero, porque no se les puede poner un precio. Un ejemplo de ello es lo que he vivido esta tarde calurosa del mes de junio, en el aula donde nos habían convocado para el examen final de la asignatura que imparto.

El ambiente estaba caldeado en el espacio físico y también en el psíquico. No debe ser bueno el stress que se genera entorno a los exámenes a cualquier nivel, sobre todo porque los humanos, cuando estamos bajo presión no damos lo mejor de nosotros mismos.

La reflexión de este curso ha sido que cuando transportas a las aulas la formación de alto impacto, te das cuenta que se produce un encuentro mágico entre todas las personas que interactúan en ese espacio de conocimiento y eso supone un crecimiento, no solo en conocimientos, sino también en el ámbito emocional.

Cuando transportas a las aulas la #Formación de #AltoImpacto, se produce un encuentro mágico.

CLICK TO TWEET

He visto en los alumnos y alumnas la evolución desde el primer día de clase, su apertura mental ante una asignatura difícil como es la Fiscalidad de la Empresa y como después de las clases vividas, el método “aprender haciendo” funciona.

Una vez más, me han permitido practicar y ampliar el contenido del libro Retos para una nueva docencia: manual práctico, que recomiendo a todos los docentes que quieran transformarse y crear magia en el aula.

Este método les permitirá demostrar sus conocimientos con tranquilidad, pues los alumnos aprenden sutilmente, de forma práctica, y el examen se convierte finalmente en  un trámite o formulismo que no hay forma de erradicar.

Y me ha pasado algo de lo que en toda mi experiencia docente todavía no había tomado conciencia, algo que no había expresado: Les he dado las gracias por su presencia en el aula y en mi vida, por su actitud, por los aprendizajes que hemos vivido juntos y desde el corazón les he dicho “gracias” y “os quiero”.

Su sonrisa como respuesta ha sido un gran regalo para todos, pues les ha ayudado a relajarse y tener una actitud más distendida.

Ellos estaban ansiosos por saber las preguntas del examen, pero finalmente les he hecho las preguntas que siempre les sirven para conectar con la asignatura:

-“¿Quiénes somos?”

-“Estudiantes”.

-“¿A dónde vamos?”

-“Al conocimiento”.

Esta vez, llegados al final de curso, podemos decir que, si queremos progresar, siempre debemos de ser estudiantes. Es una actitud que permite acceder al camino del éxito que les espera fuera de las aulas.

Siempre debemos de ser #estudiantes. Es una actitud, que permite acceder al camino del ÉXITO.

CLICK TO TWEET

Siempre me tendréis a vuestro lado y me podéis encontrar través de la web:

www.lluisaochoa.com

Competencias y habilidades necesarias para el docente del siglo XXI

Es sabido que en la historia de la educación la figura del docente ha sufrido grandes transformaciones. De hecho, escribí un libro sobre los retos que supone una nueva docencia. En plena era del conocimiento, de la sociedad en red, se presentan una serie de retos que el docente debería asumir para adaptar su rol a este momento de cambio.

La tarea principal del maestro es educar a sus alumnos gestionando el desafío que supone la transmisión de conocimientos a cada uno de ellos. Son muchos los pedagogos que alertan de la obligación del docente de la continua búsqueda de conocimiento y crecimiento personal para lograr un más efectivo desempeño de su actividad educativa.

Sería muy recomendable que el maestro concibiera su clase (presencial o virtual) como el lugar ideal para investigar, experimentar, compartir ideas y aprender de las situaciones educativas que supongan retos, pequeños desafíos para ambas partes.

Llegados a este punto, es bueno concretar: ¿cuáles son las nuevas competencias de que debe disponer un docente en el siglo XXI y qué debe proponer a  sus alumnos?

Yo lo englobaría en tres bloques, que se consideran relevantes. El primero implica el aprender a trabajar de forma creativa, es decir, adquirir la capacidad de desarrollar, implementar y saber transmitir nuevas ideas que los demás recibirán de una forma más eficaz y atractiva.

Encontrar la creatividad y la innovación en nuestra actitud y competencias implica:

  • Estar abierto y receptivo a nuevos puntos de vista, aceptar aportaciones externas y buscar precisamente nuevos enfoques.
  • Encontrar en el fracaso una inmejorable forma de aprender.
  • Ser consciente que la creatividad e innovación son procesos a largo plazo, en los que son frecuentes los altibajos, los errores y aciertos.

Como segundo bloque de competencias necesarias para el docente del siglo XXI está el saber usar el pensamiento crítico, dominar los diferentes enfoques del razonamiento, inductivo, deductivo, sistémico… para enfrentarse a la resolución de problemas y la búsqueda de resultados.

Algunas competencias relevantes son:

  • Saber analizar y evaluar de forma efectiva los argumentos, los puntos de vista alternativos y las creencias previas.
  • Poder interpretar la información de la que disponemos y extraer conclusiones basadas en un análisis eficaz.
  • Llegar a la reflexión crítica sobre los procesos de aprendizaje.
  • Proponer preguntas significativas que logren aclarar diversos puntos de vista y llevar a los propios alumnos a crear mejores soluciones.

En un entorno tan cambiante y exigente a nivel tecnológico como en el que desempeñamos nuestra profesión, en el que el acceso a la información es desbordante y los cambios en la herramientas tecnológicas constantes, se hace imprescindible adquirir competencias en el acceso y evaluación de la información, para filtrar aquello verdaderamente significativo en el proceso de aprendizaje.

Por ello, en el tercer bloque de competencias podríamos encontrar :

  • Saber acceder a la información de una manera eficiente y eficaz sabiendo gestionar bien el tiempo empleado y escogiendo las mejores y más fiables
  • Usar la información de forma precisa y creativa en el asunto que nos ocupe.
  • Conocer y comprender las cuestiones éticas y legales entorno a la adquisición, acceso y uso de la información.
  • Logar la capacidad de usar la tecnología como herramienta clave para investigar, organizar, evaluar y comunicar nuestros contenidos educativos.

Tras exponeros de forma resumida las que yo considero las más básicas competencias necesarias para el docente de nuestros tiempos, queda constancia de que los docentes debemos ser creativos, conocer y saber gestionar los avances tecnológicos y abrazar los nuevos retos como grandes oportunidades, a la vez que aceptamos la colaboración y invertimos en relaciones efectivas. Deberíamos ser los encargados de motivar, inspirar y acompañar en la creación de nuevas ideas y enfoques. Desde nuestro lugar, disfrutemos del continuo aprendizaje y reinvención.

Si os interesa este tema y queréis más información, leed mi libro Retos para una nueva docencia. Podéis encontrarlo a través de www.lluisaochoa.com Gracias a todos.

 

¿Te atreves a cuestionar el modelo de educación imperante?

Mi objetivo con la publicación de mi primer libro ha sido desaprender y reinventarme para crear un nuevo modelo de docencia. Y he alcanzado plenamente el objetivo, ya que  Retos para una nueva docencia resulta ser una herramienta práctica y muy útil, destinada a profesores y educadores de cualquier nivel docente y cuyo objetivo es inspirar y ayudar a conseguir un cambio en el modelo de educación actual.

Después de varios años de trabajo personal para mejorar conocimientos y aptitudes, puedes llegar a la conclusión de que estar presente en todo lo que haces y vivirlo con la conciencia necesaria para dar lo mejor de uno mismo en cada momento, es caminar por un mundo nuevo, lleno de experiencias sorprendentes.

Cuando enfocas tu vida desde esa perspectiva, estás creando consciencia. Eso es algo que también intenta este libro: explicar el resultado de intentar actuar desde la consciencia, de dar el máximo en todo lo que hagas y esforzarte continuamente en adquirir nuevos conocimientos que te conduzcan a aprendizajes desconocidos. Y, posteriormente, reconocer que te encuentras en el camino del cambio en tu trabajo habitual.

Este libro se gestó, en realidad, un lunes del mes de mayo del año 2012, en mi clase de Derecho Financiero y Tributario, dentro del Grado de Administración y Dirección de Empresas de la Universidad de Lleida (UDL) donde, desde que terminé mi licenciatura, ejerzo mi docencia.

Ese día, después de muchos años de impartir clases, me aburrí en el aula mientras les explicaba una de las muchas lecciones que componen el programa. Fue entonces cuando  pensé: si yo me aburro, ¿cómo deben estar mis alumnos? https://youtu.be/vM2c5Mx6zRk

El objetivo de este libro, es compartir la experiencia vivida, su contenido, sus resultados y específicamente su metodología, por si le puede ser útil al docente para avanzar en su trabajo cotidiano.

Entrevista a LLuisa Ochoa. Retos para una nueva docencia

Acerca de Lluisa OchoaLluisa Ochoa Trepat

Lluisa es Doctora en Derecho Financiero y Tributario y Profesora titular de la Universidad de Lleida.

Su trayectoria de más de 25 años como docente universitaria y experta en Fiscalidad, sumada a sus investigaciones en diversas líneas y proyectos, le ha llevado a mentorizar actualmente a otras personas, compartiendo y explicando sus conocimientos como forma de crecimiento personal y profesional.

Grabar las clases para evaluar al profesor?

José Antonio Marina, filósofo y catedrático, se propone abrir un debate para mejorar la educación pública entregando este mismo mes una propuesta para evaluar a los profesores y de esta forma, poder premiarlos económicamente.

En esta propuesta, que será entregada al ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, se establecen siete parámetros:

  • Elaboración de un documento que contenga la progresión académica del docente.
  • Otro que contenga la progresión pedagógica del alumno.
  • Realizar encuestas de evaluación de los alumnos a sus docentes.
  • La observación y análisis de las clases impartidas por cada profesor.
  • El seguimiento de la relación profesor-padres.
  • La participación del profesor en actividades de la institución.
  • Y, finalmente, el resultado educativo del centro.

De esta forma, el docente que cumpla con todos estos requisitos, recibirá un plus económico en su sueldo base. Con esta reforma, se pretende establecer incentivos para conseguir que la educación gane en calidad.

Por otra parte, otra propuesta de José Antonio Marina es grabar las clases. Esta iniciativa surge porque, hasta ahora, ningún profesor ha sido observado durante sus clases y nadie les ha dicho qué estaban haciendo bien y qué estaban haciendo mal. Por lo tanto, no pueden mejorar su docencia. De la misma forma, ningún profesor ha observado a otro para poder compartir sus estrategias de educación y tener algún modelo en que fijarse.

La base de este planteamiento, finalmente, es la evidencia de que se necesita cambiar la actitud y la forma de impartir las clases por los profesores de cualquier nivel de enseñanza.

Mi experiencia en este ámbito se centra en el cambio interno que tienen que realizar los docentes para abordar con éxito la tarea de “desaprender”, que puede conseguirse desde la toma de conciencia de la responsabilidad de este colectivo delante de la sociedad.

Me alegra leer la propuesta del profesor Marina y pongo a su disposición mi proyecto de innovación docente plasmado en el libro Retos para una nueva docencia: manual práctico donde hay varios links de la grabación de todo un curso universitario.